• Español
  • English
  • Euskara

Lo maravilloso de aprender algo, es que nadie puede arrebatárnoslo. (B.B. King)

Aprender sin reflexionar es malgastar la energía. (Confucio)

Yo no enseño a mis alumnos, solo les proporciono las condiciones en las que puedan aprender. (A. Einstein)

Eso es el aprendizaje. Entender de repente algo que siempre has entendido, pero de una manera nueva. (D. Lessing)

La actividad más importante que un ser humano puede lograr es aprender para entender, porque entender es ser libre. (B. Spinoza)

La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo. (N. Mandela)

El propósito general de la educación es convertir espejos en ventanas (S. J. Harris)

Si un niño no puede aprender de la forma en que enseñamos, quizás deberíamos enseñar como él aprende (I. Estrada)

El aprendizaje es experiencia, todo lo demás es información (A. Einstein)

La mayor señal del éxito de un profesor es poder decir: 'Ahora los niños trabajan como si yo no existiera. (M. Montessori)

El principio de la educación es predicar con el ejemplo. (A. Turgot)

Donde hay educación no hay distinción de clases. (Confucio)

¡Estudia! No para saber una cosa más, sino para saberla mejor. (Séneca)

Es imposible educar niños al por mayor; la escuela no puede ser el sustitutivo de la educación individual. (A. Carrel)

La buena didáctica es aquella que deja que el pensamiento del otro no se interrumpa… (E. Tierno Galván)

Excelente maestro es aquel que, enseñando poco, hace nacer en el alumno un deseo grande de aprender. (A. Graf)

Los niños son educados por lo que hace el adulto y no por lo que dice. (C. G. Jung)

Un profesor trabaja para la eternidad: nadie puede decir dónde acaba su influencia. (H. Adams)

La mejor enseñanza es la que utiliza la menor cantidad de palabras necesarias para la tarea. (M. Montessori)

Profesor: que te ilusione hacer comprender a los alumnos, en poco tiempo, lo que a ti te ha costado horas de estudio llegar a ver claro. (S. Josemaría)

43344
Select Page

Siguiendo una tradición que ya tiene bastantes años, un buen grupo de profesores de Erain pasó un fin de semana, el primero de marzo, en el refugio de Belabarce, en el Pirineo Navarro.

La palabra refugio, que puede sugerir una instalación austera, aquí no se ajusta del todo a la realidad; Belabarce dispone de calefacción, agua caliente, un espacio amplio de cocina y comedor, una amplia sala de estar con chimenea y un oratorio. Está en un pequeño valle solitario y muy bonito, entre Navarra y Aragón, un lugar inolvidable.

D. Eduardo Beunza es el alma de este encuentro anual. Desde unos meses antes reserva el refugio, avisa a los profesores, elabora el menú, hace las compras necesarias, se pone al frente de la cocina y nos hace disfrutar a todos con su habilidad con los fogones.

Al equipo de profesores de Erain se unió D. Andrés Cárdenas, antiguo alumno y profesor del Colegio y ahora profesor de El Redín, y Carlos Domingo, profesor de Irabia, dos Colegios de Pamplona.

En las primeras horas de la noche del viernes, cuando estábamos de tertulia en la sala de estar alrededor de la chimenea, comenzó a nevar con fuerza, para alegría de todos. A la mañana siguiente apareció todo el valle nevado, una maravilla. Después del ya tradicional desayuno americano, que aporta de sobra las calorías necesarias para una excursión, o para varias, un buen grupo de profesores, capitaneados por D. José María Ferrer y D. Juan Ramón Zurutuza, salieron al monte, con bastones, polainas y raquetas de nieve. Disfrutaron de un día y de unos paisajes preciosos y volvieron muy contentos a primera hora de la tarde. D. Juan Ramón llevó un buen equipo fotográfico, incluido el trípode, y pudo recoger una buena colección de imágenes de nieve.

D. Daniel Morcillo y D. Andrés Cárdenas, dedicaron el día a su afición favorita, observar aves. Estuvieron muy atentos y vieron camachuelos, cornejas, petirrojos..Mientras tanto, en la mañana del sábado, llegaron a Belabarce Iñaki y Ana, con su autocaravana, y con ellos D. Jaime Ginés y D. Sergio García. Con ellos y los que se habían quedado en el refugio visitaron el valle de Belagua y saborearon allí las migas de pastor en la famosa venta de Juan Pito.

Al final de la tarde D. Pablo celebró la Santa Misa en el oratorio, no faltaron los cantos y terminamos con el rezo de la Salve a la virgen, por ser sábado.

El domingo fue más tranquilo. Mientras D. Eduardo y su equipo preparaban unas codornices, los demás dimos un paseo tranquilo. Después tuvimos la Misa dominical. En la comida, la cuidada presentación de las codornices a más de uno le hizo recordar una famosa película: El festín de Babette. Tras un último rato de sobremesa emprendimos, muy contentos el viaje de regreso. Hurrengo urte arte.