• Español
  • English
  • Euskara

Lo maravilloso de aprender algo, es que nadie puede arrebatárnoslo. (B.B. King)

Aprender sin reflexionar es malgastar la energía. (Confucio)

Yo no enseño a mis alumnos, solo les proporciono las condiciones en las que puedan aprender. (A. Einstein)

Eso es el aprendizaje. Entender de repente algo que siempre has entendido, pero de una manera nueva. (D. Lessing)

La actividad más importante que un ser humano puede lograr es aprender para entender, porque entender es ser libre. (B. Spinoza)

La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo. (N. Mandela)

El propósito general de la educación es convertir espejos en ventanas (S. J. Harris)

Si un niño no puede aprender de la forma en que enseñamos, quizás deberíamos enseñar como él aprende (I. Estrada)

El aprendizaje es experiencia, todo lo demás es información (A. Einstein)

La mayor señal del éxito de un profesor es poder decir: 'Ahora los niños trabajan como si yo no existiera. (M. Montessori)

El principio de la educación es predicar con el ejemplo. (A. Turgot)

Donde hay educación no hay distinción de clases. (Confucio)

¡Estudia! No para saber una cosa más, sino para saberla mejor. (Séneca)

Es imposible educar niños al por mayor; la escuela no puede ser el sustitutivo de la educación individual. (A. Carrel)

La buena didáctica es aquella que deja que el pensamiento del otro no se interrumpa… (E. Tierno Galván)

Excelente maestro es aquel que, enseñando poco, hace nacer en el alumno un deseo grande de aprender. (A. Graf)

Los niños son educados por lo que hace el adulto y no por lo que dice. (C. G. Jung)

Un profesor trabaja para la eternidad: nadie puede decir dónde acaba su influencia. (H. Adams)

La mejor enseñanza es la que utiliza la menor cantidad de palabras necesarias para la tarea. (M. Montessori)

Profesor: que te ilusione hacer comprender a los alumnos, en poco tiempo, lo que a ti te ha costado horas de estudio llegar a ver claro. (S. Josemaría)

43344
Select Page

VER FOTOS >>

Varias familias de Erain-Eskibel asistieron a la beatificación de D. Álvaro del Portillo en Valdebebas.

El viernes salían de San Sebastián cuatro autobuses con destino a Madrid con familias de los colegios y la Escuela de Ingenieros; el quinto saldría el sábado de madrugada. Algunas familias optaron por viajar en coche, pero casi todos nos dimos cita en el sector D1 de Valdebebas. El ambiente fue formidable tanto durante el viaje – amenizado por películas infantiles que engancharon a casi todos y hasta nos hicieron aplaudir al final-, como en el alojamiento – muy originales los chalets de Alcalá de Henares- y, sobre todo, en la ceremonia de beatificación.

Durante la homilía, el prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, el cardenal Ángelo Amato, presentó a don Álvaro» como una «figura de gran humanidad», que «huía de todo personalismo» y cuya formación como ingeniero «le hacía ir al núcleo de los problemas y resolverlos».

Pero su mayor virtud fue sin duda la humildad. El cardenal tomó prestadas las palabras del propio Álvaro del Portillo y recordó ante las 200.000 personas que estaban presentes en la Eucaristía que es «necesario luchar toda la vida para llegar a ser humildes», ya que la humildad es «la llave que abre la puerta para entrar en la casa de la santidad».

Toda la información sobre la beatificación aquí >>>